Con la piel a la intemperie.

SOBERANA

 

Soy mi propio continente

soy rí­o

soy montaña

bosque y tierra llana

Dueña

de mis orillas

de mis caminos

de mis murallas

Alma al rojo vivo

con un grito

   que sangra

en olas amargas

     que roen las vendas

que me acallan   

El fuego

centellea entre los pájaros

anida en mil gargantas

gargantas sofocadas

     hilo moribundo… entrelazado…

en llamas que despiertan.

 

No más invasiones

ni caricias usurpadas

ni grilletes de flores

ni sogas por alhajas

 

Soy mi propio continente.

Soy soberana.

 

 «Guillotina N 20» – Marzo 2022

LUNAS

 

Esta noche hay dos lunas

una blanca

la otra ámbar

un destello las atraviesa

ellas se esparcen

en la lente de mi celu

sobre los techos

en el cielo triste de mi barrio

una pestañea ante mi asombro

la otra inmutable

una agradece

la otra sonríe

dos lunas en mi noche

una volverá hasta ser invisible

la otra aguardará

a que se mude el sol

día tras día

deseosa por ser encienda

y así, poder soñarse luna

luna real

desde el mismo poste

en la misma esquina

sin órbitas       ni caras

solo unida a la arteria de cobre

que la mantiene viva.

 

María Fernanda Macimiani© – febrero 2021

SENTIMIENTO HECHO MUJER

El mar es testigo

vio llegar ese cuerpo desnudo      desgastado

vio su sombra

en remolinos de arena

agigantarse paso a paso

la piel fría

pétalos rojos del pelo al rostro

mariposas lilas en el cuello

el seno y más abajo…

nublada su mirada

perdida en sus recuerdos

en el eco sangrante de su género

en los de tantas otras

sin nombre

sin botón de pánico

ni justicia   ni paz

ni carne          ya

ella es sal reseca

lagrimas endurecidas

de ojos cerrados

por sus venas corre el llanto

de miles de mujeres

que están muertas

y ahora miran

por sus ojos

arden por sus cicatrices

la garganta se estrangula

una y mil veces

el loop es infinito

por cada una

por cada una

por cada una

y temblorosa pero incansable

sobrevoló el horizonte

con su aura de arcoíris

eligió esa roca y se adhirió a ella

las piernas entre sus brazos

su abdomen inerte

sus labios amortajados

como un Ángel

en metamorfosis

contempla la vida

esa que le arrancaron

que le arrancaron

que le arrancaron

infinitas veces

cansada del eterno deambular

entre el amor y el dolor

entre besos y puñaladas

se reconstruyó

acariciada por la brisa del mar

como símbolo del final

del llamado a la matriz

al origen

al centro de la flor

para ser semilla

de hombre

de mujer

de vida

y no, ya NO de muerte

en su contemplación

sabe

que así

serán reales las peores profecías.

 

María Fernanda Macimiani© – febrero 2021

CON EL ALMA EN LA INFANCIA.

LA RANA, EL DELFÍN Y EL VIENTO

Poema infantil, disparates del lenguaje.

Dicen que dijo el ventarrón, 

que un niño le contó

Que una rana remolona    

ni saltarina ni nada

descansa su panza, 

en laguna ninguna

hace nono afuera,

con frazada y un delfín.

El delfín de fina pana 

ni chapotea ni nada

ni nada, ni chapotea.

Novedoso angelical, 

de frac afelpado

traficado de Francia 

en un navío encantado

fulgor anaranjado

(funda de satén).

Nostalgia infantil de naufragar

flotar en profundas fuentes.

Profeta falso de sirenas  

y unicornios inventados   

duendes.

Es fetiche acunador

de un anfibio renegado

de un niño enamorado

de un renacuajo adinerado

Que no canta ni encanta

Que no caza ni en casa

Cuentacuentos ¿Cuenta cuentos?

¡Sana ya mi nostalgia!

arranca la efímera neblina 

que nubla mi pena

de fingir ser delfín

del fin, de este cuento

que se esfumó en el infinito 

y vive en el viento

Libro de cuentos y aventuras de María Fernanda Macimiani
Publicado en Historias que salpican, y te llevan donde todo es posible. Cuentos en mundos imaginarios. Poemas Infantiles. Para lectores a de 6 en adelante. Declarado de Interés Cultural Municipal por Tres de febrero, Buenos Aires, Argentina - 2015.
PACARAÑA, poema de María Fernanda Macimiani
Poema Pacaraña, Publicado en Antología A LA HORA DE LA SIESTA, MAGIA Y REBELDÍA, Enigma Editores, ALIJ, 2012 y en Libros de texto de Santillana

El piojo despiojado 

Este que te cuento
es un piojo despiojado.
solo toma té con leche
de los chicos descuidados.
Negros, rubios, colorados.
con rizos o bien peinados
paisajes de este piojo
flor de mal educado.
Este piojo solitario
no tiene amigos ni barrio.
Va de cabeza en cabeza
visitando a cualquier extraño.
De chiquito lo han tratado
por su alergia a la comida.
El no pica ni ha picado
prefiere las mandarinas.
Piojo pica por deporte
por costumbre piojeril
sin permiso ni disculpas
él es siempre muy sutil.
Lucha contra los dientes
del malvado Peine fino
sin armas ni estrategias
con escudo de pepino.
Solo como un piojo
en invierno y en verano.
Ha vivido este piojito
por ser vegetariano.
Por eso dicen que este
es un piojo despiojado.

María Fernanda Macimiani© Léeme un cuento LIJ